HISPANIC AMERICAN COLLEGE Y LA URJC CREAN GRUPO DE INVESTIGACIÓN “LEGADO HISPÁNICO”

“La oportunidad de una nueva forma de hacer escuela”, por Silvia Macri
julio 24, 2020
“EL TRIUNVIRATO ETICA, LEY Y CUMPLIMIENTO NORMATIVO”
agosto 6, 2020
Show all

HISPANIC AMERICAN COLLEGE Y LA URJC CREAN GRUPO DE INVESTIGACIÓN “LEGADO HISPÁNICO”

El 29 de julio de 2020 HAC Group ha suscrito un acuerdo con el Grupo de Investigación de Historia del Mundo Actual de la URJC para crear una nueva línea de estudio sobre el legado hispánico en el mundo. El acuerdo, enmarcado dentro del grupo de investigación de la URJC, pretende estudiar y analizar la significación internacional de la herencia hispánica desde una perspectiva transversal (cultural, histórica, social, económica, educativa y ética), poniendo el énfasis en todo lo que dicho legado ha aportado al progreso de nuestras sociedades. El acuerdo entre las dos entidades ha sido suscrito por la Dra. Sara Núñez de Prado (profesora titular de historia URJC y coordinadora del grupo de investigación) y Ray Cazorla (presidente y fundador de HAC Group y candidato al Nobel de la Paz)

 

 

El objetivo de este proyecto es sensibilizar y divulgar con el necesario rigor histórico el legado hispánico en el Mundo Moderno y Actual y para ello quiere dirigirse a la sociedad española y americana a través de los medios y herramientas que se decidan desde el grupo de investigación: artículos científicos, divulgativos en prensa especializada o no especializada, foros, convenciones, publicaciones editoriales y redes sociales.

Entrevistamos a Fernando Navarro García, director del Hispanic American College, co director del posgrado de Geopolítica e Internacionalización socio económica y miembro del Grupo de Investigación “Legado Hispánico”:

¿Por qué surge esta idea?

En realidad la defensa del legado hispánico fue el núcleo fundacional del Hispanic American College, ya que como organización educativa transnacional (tenemos sedes en Nueva York, Buenos Aires, Sevilla, Málaga, Murcia y Madrid) somos conscientes del valor añadido del talento hispánico a nuestras sociedades diversas. Y ese talento no surge por generación espontanea sino que hunde sus raíces en una riquísima historia compartida desde hace siglos. Cuando hace cinco años Ray Cazorla, nuestro presidente ejecutivo, fundó en Nueva York la Hispanic American Association tuvo muy presente la maravillosa herencia compartida por esos dos grandes países que son España y los Estados Unidos de América. Dos naciones que, casi sucesivamente en el cronograma de la modernidad, han conformado la historia del mundo desde el siglo XVI hasta la actualidad. Dos naciones que indudablemente – y como sucede en cualquier otra- cuentan en su Historia con paginas negras, pero también y, sobre todo, con episodios sublimes y llenos de grandeza.

La idea de crear con la URJC esta nueva línea de investigación sobre el “legado hispánico” surge de la necesidad de contrarrestar racionalmente la reciente deriva violenta de iconoclasta anti hispánica que ha estallado en muchas ciudades del mundo y especialmente de los Estados Unidos, cuna y ejemplo de nuestras modernas democracias. El derribo de las estatuas de Colón, de Fray Junípero Serra, Hernando de Soto o Ponce de León no solo es una injustificable afrenta a nuestra historia compartida sino también una violenta muestra de analfabetismo disfrazado de ‘Santa Ira’ que queremos denunciar y execrar.

Somos una institución tan española como estadounidense y tenga en cuenta que los Estados Unidos han sabido siempre preservar su historia y velarla como merece pues intuitivamente han sido conscientes de que el pasado es el sedimento que abona el presente y también un excelente espejo en el que poder vernos reflejados con las imperfecciones y cicatrices que deja el paso del tiempo. En España, sin embargo, ese respeto al pasado suele asociarse, creo que injusta y erróneamente, a un rancio conservadurismo. Quizás por eso somos uno de los pocos países del mundo – por no afirmar que el único – en dónde la exhibición de la propia enseña nacional es sospechosa, el uso de nuestra lengua común española es perseguido o marginado en muchas partes de nuestro territorio y en donde la ‘Leyenda Negra’ cuenta con algunos de sus más fervientes proselitistas. Es cierto que, de un tiempo a esta parte, empiezan a escucharse voces críticas contra esa tendencia al autoflagelo disolvente y ahí están para acreditarlo los éxitos de ventas de Maria Elvira Roca Barea o de Pedro Insua, entre otros; pero en general los medios y la academia persisten en el discurso negrolegendario.

Nos preocupa mucho que este movimiento irracional de hostilidad al legado hispánico puede alimentar indirectamente un nuevo y quizás involuntario ‘apartheid’ entre blancos WASP con un pasado cuyas estatuas y legado histórico no merece ser dañado e hispanos, a los que se culpabilizaría de cualquier pesadilla que pase por las indignadas cabezas iconoclastas y cuya herencia si merecería ser borrada. Nuestro objetivo fundacional es justamente el contrario y por eso luchamos para promover el talento hispano dentro y fuera de los Estados Unidos, un país que ha inspirado e inspira a tantos millones de personas, un país que acoge entre su ciudadanía a 60 millones de hispanoparlantes que son, indudablemente, un potencial de desarrollo, creatividad y progreso. Cada año potenciamos esa idea desde nuestros NY SUMMIT AWARDS, premiando a destacadas personalidades de nuestras comunidades, personas que con esfuerzo, iniciativa, trabajo y amor por sus países – de origen y acogida – han logrado no solamente triunfar y mejorar el mundo sino elevar a lo más alto el valor de su lengua, de su origen y, por supuesto, de su historia y cultura que es también la de casi 500 millones de hispanohablantes en el mundo (más de 800 millones si unimos el portugués – lengua recíprocamente comprensible con el español – como propugna el paniberismo).

 

¿Qué pensáis hacer desde el Grupo e investigación del legado hispánico?

Estudiar, sistematizar y divulgar. Y hacerlo en compañía de los mejores investigadores, docentes, escritores o periodistas. Aprovecho para hacer un llamamiento a quien quiera sumar conocimiento y estudio a nuestro grupo ¡Estamos abiertos a colaboraciones externas de grandes especialistas!

El acercamiento de nuestro grupo de investigación será multidisciplinar, ya que entendemos que la riqueza del legado hispánico es tal desde el momento en que abarca áreas tan aparentemente distintas como el derecho internacional, la ética, la economía o la estrategia militar por mencionar solo unas pocas áreas.

Concretamente nuestro acuerdo contempla las siguientes actividades, sin ánimo de ser exhaustivo:

  • Estudios o investigaciones monográficas sobre el legado hispánico en el mundo desde el s. XVI hasta la actualidad.
  • Publicaciones periódicas, cortas y especializadas, desarrollando las temáticas objeto de estudio
  • Publicación de un libro monográfico con el compendio de artículos y estudios generados por el grupo de investigación
  • Celebración en 2021 de un congreso transatlántico (Madrid y Nueva York) en donde podamos exponer los resultados, hallazgos o conclusiones del grupo de investigación.
  • Cooperación en programas de formación o intercambio de personal investigador y técnico a ambos lados del Atlántico
  • Patrocinio/colaboración recíproca en jornadas, ciclos, seminarios o eventos organizados por cualquiera de las partes

¿Póngame algunos ejemplos concretos acerca del legado hispánico?

Hay literalmente miles de ejemplos, aunque por desgracia desconocidos o tergiversados por una gran parte de la ciudadanía…

Me limitaré a uno fundamental para entender el siglo XXI: el derecho internacional es una creación jurídica hispánica y ello en tiempos tan azarosos y distantes como el siglo XVI. Los fundamentos teóricos que consagró la Escuela de Salamanca o Francisco de Vitoria son hoy la base del moderno derecho internacional y aunque pueden resultar obvios al hombre contemporáneo, hay que tener muy presente que cuando fueron forjados ningún país o imperio del mundo se planteaba la legitimidad de sus conquistas o los derechos de los vencidos. España si lo hizo y, lógicamente, la influencia global del imperio hispánico durante los siglos XVI al XVIII supuso que tales bases doctrinales impregnaran el derecho y las futuras constituciones de muchos países de ámbito o influencia hispánica.

¿Otro ejemplo? A mediados del s. XVI el Emperador-Rey Carlos V promueve la famosa “Controversia de Valladolid” entre Fray Bartolomé de Las Casas y Ginés de Sepúlveda; sin embargo muy poca gente sabe que Carlos V dió su apoyo a las tesis de Las Casas, claramente contrarias a argumentación más ‘militarista’ (que diríamos hoy) de Sepúlveda. Lewis Hanke, biógrafo de Las Casas, llega a afirmar que “por primera y última vez un imperio organizó oficialmente una investigación sobre la justicia de los métodos que empleaba para ampliar sus dominios”. Poco antes de esta polémica el Rey-Emperador había promulgado las Leyes Nuevas (1.542) que reiteraban la prohibición la esclavitud y de los trabajos forzados y abolían las Encomiendas. Las Leyes de Indias son el primer intento serio de regularizar las relaciones entre súbditos a ambos lados del océano. Es verdad que no siempre se respetaron esas leyes, pero el simple hecho de su existencia en aquellos siglos XVI y XVII es ya una prueba irrefutable de la vanguardia hispánica en la humanización de la conquista.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies