FORO DE DAVOS

Innovación y liderazgo, motores del desarrollo.
enero 29, 2018
Entrevista a Jesús A. Lacoste, director de Proyectos de HAC Leadership & Management de New York
febrero 14, 2018
Show all

FORO DE DAVOS

La cumbre anual de 2017 tuvo lugar el pasado enero y llevó por lema «Liderazgo sensible y responsable».

 

Se plantearon cuatro desafíos clave en torno a los que giraron los debates: fortalecer la colaboración mundial, revitalizar el crecimiento económico, reformar el capitalismo y prepararse para la cuarta revolución industrial. Algunas de las conclusiones más relevantes se detallan a continuación.

Política y economía:

La primera conclusión fue la disminución de la confianza entre las instituciones, como se indica en el Barómetro de Confianza de Edelman de 2017, que mide la confianza entre cuatro tipos de instituciones: gobiernos, empresas, medios de comunicación y ONGs.

Así, el barómetro revela que dos de cada tres países están en territorio «desconfiado» (confianza de menos del 50% en las instituciones), un efecto que para Richard Edelman, Presidente de la consultora, tiene su origen en la crisis de 2008 y en cuestiones que generaron grandes convulsiones en 2016; como el éxito de Trump en Estados Unidos, el Brexit, los escándalos de los Panama Papers, etc.

La segunda macro-conclusión se centra en la posibilidad de estar ante un nuevo orden mundial en el que hay un intercambio de papeles, observando el contraste de los discursos de los líderes estadounidense y chino.

El Presidente de China, Xi Jinping, en la primera vez que un presidente de este país acude al Foro, destacó la necesidad de la globalización para promover el bienestar económico y social para China y el mundo.

Su discurso, en defensa de la globalización y del libre comercio, sorprendió a muchos. «China mantendrá las puertas abiertas a la inversión, no las cerraremos».

De hecho, varios líderes políticos consideran el discurso del Presidente Jinping como el discurso oficial chino más significativo en más de 30 años, señalando un cambio brusco hacia el «Este» como el futuro motor del crecimiento.

Por otra parte, las declaraciones del presidente Jinping se hacen más llamativas al contrasta con el discurso de inauguración del presidente Donald Trump.

La incertidumbre que genera el líder norteamericano se pudo apreciar en la disparidad de opiniones escuchadas en el evento, tras declarar que las actuales reglas del libre comercio deben ser desechadas.

Otro tema de interés general fue el Brexit. Theresa May, primera ministra británica, procuró que su visita a Davos sirviera para tranquilizar a los inversores y negar un giro hacia el proteccionismo. Según declaró, el proceso convertirá a Reino Unido “en un actor global e internacional”.

Medio ambiente:

La preocupación por los problemas medioambientales ya se anticipó en la edición de 2017 del Informe de Riesgos Globales que publica el propio Foro Económico Mundial días antes de su celebración.

Según este documento, tres de los cinco riesgos percibidos como de mayor impacto para los próximos años son cuestiones relacionadas con el medio ambiente:

Armas de destrucción masiva.

Fenómenos meteorológicos extremos.

Crisis del agua: también puede ser observado desde un enfoque medioambiental, aunque el Foro lo cataloga principalmente como social.

Desastres naturales. Fracaso de adaptación al cambio climático y su mitigación.

Polarización social:

De injusticia y desigualdad habló el Informe de Oxfam titulado “Una economía para el 99%”, que se publica en vísperas de Davos con el objetivo de alcanzar mayor repercusión.

Sus cifras son demoledoras: tan solo ocho personas acumulan tanta riqueza como otros 3.600 millones de personas, es decir, la mitad más pobre de la humanidad.

Ya Barack Obama, en septiembre del año pasado, declaró ante la Asamblea de la ONU que “un mundo en el que el 1% de la humanidad controla tanta riqueza como el 99% restante nunca será estable”.

Por su parte, Christine Lagarde, Directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), también recordó su advertencia al respecto en la edición del pasado año.

La desigual distribución de la renta y de la riqueza, por un lado, y la inestabilidad social y política, por otro, hacen urgente orientar las políticas económicas a una mayor protección de los más débiles, o lo que es lo mismo, adecuar las políticas fiscales a un entorno de severidad de la crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies